LA FORTALEZA DE LA VITALIDAD, LA PASIÓN, EL ENTUSIASMO.






LA FORTALEZA DE LA VITALIDAD, LA PASIÓN, EL ENTUSIASMO.


Vitalidad (el entusiasmo, vigor, energía):

Esta fortaleza la tienen las personas que están llenas de vida, que se dedican en cuerpo y alma a las actividades en las que participan, que se despiertan por las mañanas ansiosos por empezar el día.

La pasión que muestran las personas que tienen esta fortaleza resulta contagiosa.


La vitalidad es tener un  enfoque de la vida marcado por una apreciación de la energía, vitalidad, entusiasmo y energía.

Una persona vital vive la vida como una aventura que debe ser abordada con ganas.

Una vida de vigor permite experimentar la superposición de los planos mentales y físicos de la experiencia, a medida que disminuye el estrés y aumenta la salud.

Vitalidad difiere de satisfacción ya que implica una mayor activación fisiológica y psicológica y entusiasmo.


Seligman, M. (2004) La auténtica felicidad.

LA FORTALEZA DE LA INTEGRIDAD, HONESTIDAD O AUTENTICIDAD.





LA FORTALEZA DE LA INTEGRIDAD O AUTENTICIDAD.


Integridad (autenticidad, honestidad):

La fortaleza de la integridad se manifiesta por decir la verdad y presentarse a sí mismo de una manera genuina. Las personas que tienen esta fortaleza no sólo se caracterizan por decir la verdad, sino por la forma en la que viven su vida, de una manera genuina y auténtica, son personas que tienen los pies en el suelo. No sólo son auténticos con los demás, sino también consigo mismos.

Una persona con integridad es abierta y honesta acerca de sus propios pensamientos, sentimientos y responsabilidades, teniendo cuidado de no inducir a error, ya sea a través de la acción u omisión.

Esta fortaleza permite que uno se sienta un sentido de propiedad sobre los propios estados internos, con independencia de que esos estados son populares o socialmente cómodos, y permite experimentar una sensación de plenitud auténtica.

LA FORTALEZA DE LA PERSISTENCIA O PERSEVERANCIA




LA FORTALEZA DE LA PERSISTENCIA O PERSEVERANCIA.

Esta fortaleza la tienen las personas que terminan lo que comienzan, por muy difíciles que sean los proyectos en los que nos podemos embarcar. Estas personas cumplen con sus objetivos con buen humor y con las mínimas quejas.

Las personas perseverantes son personas que suelen hacer lo que tienen que hacer y hacen incluso más.

La perseverancia no implica la búsqueda obsesiva de objetivos inalcanzables. Las personas con esta fortaleza son flexibles, realistas y no perfeccionistas. La ambición tiene aspectos tanto positivos como negativos, pero sólo sus aspectos deseables pertenecen a la categoría de esta fortaleza.

La Persistencia o perseverancia es la fuerza mental necesaria para continuar luchando para conseguir nuestros objetivos y enfrentarse a los obstáculos y contratiempos que nos puedan surgir.

Este tipo de perseverancia requiere dedicación, concentración y paciencia.

Los individuos persistentes terminan lo que empiezan, son aquellos que persisten en la búsqueda para alcanzar sus objetivos a pesar de las dificultades que encuentran en el camino.

Cuanto más amplio y ambiciosos sean los objetivos, la persistencia es más necesaria con el fin de alcanzarlos.




Seligman, M. (2005) La auténtica felicidad.

COMO EJERCITAR LA FORTALEZA DE LA CREATIVIDAD.




COMO EJERCITAR LA FORTALEZA DE LA CREATIVIDAD:

 1. Crea y perfecciona una idea original por lo menos semanalmente en un área de tu interés. Para obtener ideas, lee material existente sobre el tema y piensa en temas que no han sido abordados.

2.  Haz al menos una tarea semanal de una manera diferente y creativa. Si las tareas no dejan mucho espacio para la creatividad, trabaja sobre ellas en un entorno nuevo y diferente.

3. Trabajar en un artículo, ensayo, cuento, poema, dibujo o pintura en relación con tu pasión una vez por semana. Cuando termines, busca una manera compartir tu trabajo con otros que comparten tu interés.

4. Ofrece al menos una solución creativa a los retos de un hermano, familiar o un amigo. Práctica estar abierto a sus ideas creativas, así como su a las tuyas propias.

5. Compila una lista práctica y original de soluciones o consejos que abordarán los desafíos comunes a las que te enfrentas tú  y tus compañeros. Publique su lista en un periódico, boletín o sitio Web.

6. Busca maneras diferentes y creativas pasar más tiempo realizando aquellas tareas que mejor se te dan. Trata de incorporarlas a tu trabajo estas tareas para hacer más agradable estos momentos que pasas en el trabajo.

7. Genera ideas sobre una tarea difícil o un reto que tengas con tus amigos. Observar las formas en que piensan creativamente ellos.

8. Haz el examen de aptitud para el teatro de la comunidad o  el coro. Si actuar y cantar no te interesan, en ese caso puedes hacer de escenógrafo, tramoyista o  trabajar en la recaudación de fondos.

9. Rediseña tu habitación o casa. Reorganiza los muebles para abrir más espacio, aunque no compres nada nuevo.

10. Ve a clases de cerámica, fotografía, escultura o clases de pintura. Si tienes habilidades en una de estas áreas, considera ser tú el que enseñes.

11. Estudia un arte exótico y creativo como el Feng-shui o Ikebana. Busca consejos sobre dónde empezar  de amigos de diferentes áreas culturales.

12. Lee acerca de las personas creativas que han sido famosas e identifica lo que los hacía únicos. Piensa en los aspectos únicos de tu propia vida y cómo los puedes canalizar con fines creativos.

13. Use las sobras (alimentos, artículos de papelería y cosas así) para hacer nuevos productos. Ten en cuenta los usos artísticos o prácticos para diferentes artículos antes de tirarlos a la basura.


Rashid, T.  (2013)

COMO EJERCITAR LA FORTALEZA DE LA CURIOSIDAD




COMO EJERCITAR LA FORTALEZA DE LA CURIOSIDAD:

1. Busque trabajos en los que tenga que hacerse cargo de adquirir nueva información todos los días, tales como periodismo, investigación, enseñanza, etc.... Un empleo de este tipo puede ayudarle a sentirse renovado y comprometido a lo largo  del tiempo.

2. Intente ampliar su conocimiento en un área de interés a través de libros, revistas, revistas, TV, radio o internet, durante media hora, tres veces por semana. Hable con un experto en esta área para obtener recomendaciones de buenos recursos.

3. Asista a una función/conferencia/coloquio etc de una cultura que difiera del tuyo. Considera cómo se entrelazan las similitudes y diferencias entre esta cultura y la suya propia, sin juzgar ninguna de las dos culturas.

4. Encuentre a una persona que comparta su área de su interés y aprenda con ella cómo aumentar su experiencia en esa área. Comparta el conocimiento estableciendo almuerzos semanales o quincenales para discutir este interés.

5. Coma comida de otra cultura a la que tenga poca o ninguna exposición . Así podrás explorar el contexto cultural de los alimentos y tomar conciencia de tus pensamientos en él. Comparte esta  comida con un amigo y así existirá la posibilidad de  comparar vuestras diferentes impresiones.

6. Conecta con una persona de otra cultura y pasa al menos una hora, dos veces al mes, aprendiendo sobre su cultura. Se inquisitivo, sin prejuicios y abierto acerca de su cultura.

7. Haga una lista de incógnitas sobre su tema favorito y luego profundice en la investigación para responderlas. Expertos y amigos que comparten su interés pueden ser excelentes recursos.

8. Trata con cosas que desafían tus conocimientos y habilidades. Da una presentación o seminario sobre un tema que te interesa, o simplemente explícalo en detalle a los amigos que no están familiarizados con él.

9. Visita al menos una nueva ciudad, estado o país anualmente. Si es posible,  intenta explorarla a pie o en bicicleta en lugar de en coche. Trata de hablar con la gente local para aprender más sobre su comunidad.

10. Identifica los factores que podrían haber disminuido tu curiosidad en un área y comienza la búsqueda de tres nuevas formas de rejuvenecer la curiosidad en esta área. Considera asistir a una conferencia, espectáculo o reunión sobre el tema.


Rashid, T. (2013)

LA FORTALEZA DEL CORAJE






LA FORTALEZA DEL CORAJE.

El coraje ( Valor):

El coraje es la capacidad de emprender una acción o ayudar a otros a pesar de los posibles riesgos o peligros que esto pueda entrañar.

Esta fortaleza permite a las personas evitar la cobardía ante los peligros, amenazas, retos o el dolor asociado a emprender buenas acciones. Son personas que no se amedrentan ante los desafíos.

Esta fortaleza también hace referencia a situaciones emocionales o intelectuales vistas como desfavorables, difíciles o peligrosas.

Con los años los investigadores han distinguido entre el valor físico y el moral. Otra forma de definir el valor es como la ausencia de temor.

Los actos de valor se asumen voluntariamente con total conocimiento de la adversidad potencial a la que uno tiene que enfrentarse para llevarlos a cabo.

Los individuos con coraje dan mayor importancia por encima de cualquier cosa a un propósito más alto relacionado con la moralidad, sin importar cuales sean las consecuencias.


Seligman, M. (2005) La auténtica felicidad.